Reseña: Cryptic Wintermoon – The Age of Cataclysm

live_zarata_cryptic_wintermoon_cabecera

Aprecio mucho los grupos que se aferran a su estilo. No es una cuestión de orgullo devenido en ceguera: me refiero a tener claro que tu estilo es lo suficientemente sólido como para tener la valentía de continuar con un sonido aparentemente idéntico a lo largo de varios discos. Ya hemos visto algunos ejemplos de lo que les ocurre a los grupos que, en algún punto del camino pierden el rumbo.

Os traigo, pues, la reseña de la opera prima de los bávaros Cryptic Wintermoon: The Age of Cataclysm.

Allá por 1993, los ex-miembros de Black Prophecies se juntaban con un propósito: renacer de las cenizas de aquella banda fallida, añadiendo un enfoque más melódico y con un sonido mucho más accesible, incluso para aquél no acostumbrado al black metal tradicional.

Nacía así Cryptic Wintermoon, un grupo relativamente desconocido, con influencias que evocan a los finlandeses Catamenia o a los suecos Naglfar, y que se apoya, como ya he dicho en un black metal más aperturista, menos ‘bestia’ si lo comparas con algunos grupos de la raíz más tradicional del género.

live_zarata_cryptic_wintermoon_band

Cryptic Wintermoon al completo – Imagen extraída de la web oficial

Lo que nos encontramos al meter The Age of Cataclysm, disco que data de 1999, en la bandeja es un cúmulo de buenas ideas musicales bien llevadas. Tras una correcta intro —que, siendo justos, es bastante tópica y no crea un anticipo muy, digamos, fuerte— rompe un temazo bestial como es The Abyssal Spectre, en el que en poco tiempo ya nos daremos cuenta de por dónde van a ir los tiros.

Si, como a mí, os gustan los sintetizadores, este disco os va a encantar, ya que Bernd Seeberger, el vocalista y teclista, es un hacha. Y el elemento diferenciador del disco es el gran trabajo que se denota detrás de algunas de las canciones que esconde.

live_zarata_cryptic_wintermoon_the_age_of_cataclysm_cover

Portada del disco – Imagen extraída de la web oficial

Efectivamente, Cryptic Wintermoon dispara a matar ya desde el principio, con un disco injustamente desconocido y que esconde algunas joyas más que interesantes. Especialmente destacan por méritos propios Blood of the Dragon, Winter of Apocalypse y, para mí una de las mejores canciones de black metal melódico que conozco, Gods of Fire and Ice.

Sin duda un disco recomendable que aún no sé por qué no es disco del mes. Quizá no es sorpresivo más allá de la tercera canción, pero no es un disco que merezca una crítica negativa más allá de eso. ¡Buscadlo y compradlo, insensatos!

Anuncios

Acerca de Xabi

Juntaletras de Live! Zarata. Mayordomo en Xenogames. Monaguillo en Indieorama. Stranger in a strange land, de toda la vida. Con un 20% más de pasta en las gafas. @wickedtxild si te van los ciento y pico caracteres.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de discos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

No te cortes, dí lo que piensas:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s